Publicado el Deja un comentario

2 mascarillas caseras altamente poderosas

mascarillas caseras

Hola, querida.

Hoy quiero enseñarte mi truco infalible para tener una piel hermosa.

No necesitas gastar mucho para tener un rostro suavecito, nutrido y radiante.

En este momento hay miles de recetas de mascarillas caseras para la cara, pero también hay miles mascarillas en el mercado. Seguro que algunas de estas serán muy efectivas, pero la verdad yo me quedo con mis recetas caseras, con las que no gasto casi nada de dinero y son muuy ricas.

Como te he contado antes, la constancia es fundamental para ver resultados. Y, si eres un poco desorganizada, ponte una alarma en el celular, dos días de la semana a una determinada hora para hacer tu “spa en casa”.

Este spa te dejará en una tremenda paz. Te lo prometo. Y te lo mereces.

mascarillas caseras para la cara

Entonces, vamos paso a paso:

  1. Lava tu rostro con el jabón que sueles usar.
  2. Echa en un pocillo una cucharada de bicarbonato y exfolia tu rostro, haciendo énfasis en donde tengas puntos negros. Hacer énfasis no es restregar con fuerza. Recuerda que tu rostro es delicado. Hazlo con movimientos circulares y quédate en esos lugares un poco más de tiempo. 3-5 minutos está bien.
  3. Enjuaga tu rostro con agua tibia.
  4. Aplícate la mascarilla del día. Son dos mascarillas diferentes, para dos días de la semana. Para un día será de: un trozo de pepino, licuado en la licuadora, con un poco de agua. Y, para el otro día, será de una cucharadita de copos de avena, una cucharadita de miel y un mini chorrito de leche. Ambas las debes dejar 15 min puestas. 
  5. Enjuaga tu rostro con agua fría. Yo, antes de enjuagarme, me paso una toalla suavecita y húmeda por el rostro para quitar la mascarilla.

¡Eso sería todo!

Pero… ¿por qué bicarbonato? porque es un producto mucho más suave que el azúcar o el café, por ejemplo, que puede parecer que te dejan la piel bonita pero, a largo plazo, te están dañando la piel, ya que se trata de granos muy grandes, que son como un abrasivo para la cara. 

¿Por qué pepino?

Porque tiene vitamina C, es esencial para la formación de colágeno (que forma parte de la estructura de la piel y de los tejidos blandos del cuerpo), posee importantes antioxidantes (para conservarte joven por más tiempo ;)), es antiinflamatorio, etc… ¿qué mejor que el pepino?

¿Por qué avena, miel y leche?

La avena ABSORBE LA SUCIEDAD QUE SE ACUMULA en los poros, controla la producción de grasa en la piel, ayuda a hidratar la piel, y tiene acción calmante; la miel es antibacteriana, reduce la inflamación, previene el acné, es cicatrizante natural, limpia la suciedad de la piel, equilibra la piel con tendencia grasa e hidrata la piel (no te olvides que la miel debe ser natural, no un sirope); y, por último, la leche es ALTAMENTE nutritiva y, mezclada con los copos de avena, es un exfoliante perfecto porque es delicado y efectivo.

Básicamente te estoy diciendo que no necesitas gastar mucho dinero para recibir los increíbles beneficios de estos ingredientes en tu rostro. Son dos mascarillas caseras para la cara que, no por ser caseras, son poco efectivas.

¡No hay nada más bonito que una piel bonita!

Te reto a que te hagas estas dos mascarillas en la semana, por 1 mes, y me cuentes cómo te va. Me muero por leerte… y ¿por qué no me cuentas qué otras mascarillas caseras conoces y te han funcionado?

Con cariño,

Lupe B.

Ir a la tienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *