Publicado el Deja un comentario

¿Cómo saber qué hacer con mi vida?

que hacer con mi vida

«¿Qué voy a hacer con mi vida?»

Hola, querid@.

En esta ocasión hablaré de un tema que, hasta hace poco, me rondaba en la cabeza a diario, y era esta pregunta. No tenía ni idea de por dónde empezar, o tan siquiera de dónde debía concentrarme.

En este momento todos hablan de encontrar la felicidad y hallar tu pasión en la vida, sonreír todo el día, hacer ejercicio, comer bien… ¡Uff! Creo que nos están bombardeando con ideas que nos enloquecen.

Mira. Si algo he aprendido de los grandes, de personas estudiadas, reconocidas y que se dicen verdaderamente felices, es que su felicidad es interna, y es el producto de un trabajo interno.

¿Por dónde empiezo para saber qué hacer con mi vida?

Yo te recomiendo un método, así como lo oyes, un método para saber qué hacer con tu vida. El método que apliqué en mi vida, y que hoy me tiene escribiendo este post para ti y millones de personas en este blog.

El primer paso es LEER.

No estoy diciendo que no lees nada. Sólo que para saber dónde puedes entrar tú a desarrollar tus talentos, necesitas abrirte nuevos horizontes, y la lectura es una manera increíble de lograrlo. Es decir, es probable que ahora te sientas perdid@ por falta de horizontes.

En mi caso, me obligué a ver nuevos horizontes, cuando me di cuenta que estaba muy perdida en la vida, que me levantaba con pereza, sin saber qué hacer en el día, sin un objetivo más que dejarme llevar por lo que surgiera.

Entonces, el paso número 1 para saber qué hacer con tu vida es leer.

Y si sientes que ya lo haces, tal vez te falta explorar nuevos temas. Siempre hay algo nuevo que aprender.

1. Lee mucho. Sobre todo. Sé curios@. Indaga más. Aprende más. Todos los días un poco.

Es importante recalcar que no necesitas leer 2 horas en un día. Se trata de constancia. Pueden ser 20 hoy. En una semana 30 min. En un mes 45 min diarios. Pero sé constante. Lo conseguirás más fácilmente si te pones una hora específica para hacerlo.

El segundo paso consiste en indagar dentro de ti con qué sueñas.

Todos tenemos sueños, que a veces hemos ido escondiendo. ¡Pero ya no más! Saca tus sueños, deseos, metas a la superficie.

Piensa en qué te gustaría estar haciendo, viviendo, consiguiendo en 3, 5 años.

Por cierto, tus sueños siempre tendrán más sentido y más fuerza si vienen impulsados por las ganas de ayudar a otros, antes que por conseguir dinero, lujos o beneficios propios.

¿Cómo puedes ayudar a otros? ¿Qué puedes ofrecerle a otros? No se trata de creerte por tus talentos. Se trata de valorarlos y trabajar en ellos para ayudar a muchas personas.

2. Revisa tus sueños… ¿Qué te impide ir tras ellos?

Pero este paso está incompleto si empiezas a escuchar tu exterior.

Me explico: allá afuera hay miles de personas, ideas, comentarios que podrían desanimarte. Y no sólo negativos, sino también positivos. ¿Por qué? Porque podrías ver de manera incorrecta los triunfos de otros. Si te comparas con otros, nunca trabajarás por tus sueños, o lo harás, pero no en la dirección correcta.

¿Quieres ser Youtuber?

¿Quieres tener tu propia empresa?

¿Quieres ser modelo?

¿Quieres tener un cuerpo espectacular?

¡Maravilloso! Pero trabaja por este sueño, comparándote sólo con tu yo del pasado, NUNCA con alguien más.

Otra cosa es inspirarse en otros: «me inspira ver cómo tal persona ha logrado llegar tan lejos. Yo llegaré lejísimos, porque si él/ella pudo, yo también podré».

3. Trabaja por tus sueños con energía, buscando ser tu mejor versión.

Creo que hasta aquí ya puedes tener una idea más clara de cómo puedes construir un proyecto de vida más claro, pero tengo que añadir algo que me parece esencial en el proceso, y es el orden:

4. Organiza tus días. No importa cómo lo hagas, pero cumple con tus hábitos y horarios.

Esto es fundamental, porque cuando tienes claro tu día, tienes claras tus metas, tienes más claro hacia dónde vas, y empiezas a trabajar por ese futuro increíble que te mereces.

Cuando digo que no importa cómo lo hagas, quiero decir que tu eres el dueño de tu tiempo, y cada uno tiene una mejor manera de organizarse y diferentes cosas que hacer en el día, de acuerdo a tus objetivos.

Pero, si en realidad no sabes qué hacer con tu vida, y tampoco quieres poner todo tu empeño en salir de la oscuridad (sea con lo que propongo o con otros medios), creo que tardarás no sólo mucho más en CONSTRUIR tu proyecto de vida, sino también que estarás aplazando vivir tu vida, y eso es una decisión: no decidir hacer nada al respecto es una decisión.

Recuerda que es tu camino.

No te desesperes.

Pero no te rindas.

Puede que te tardes mucho o poco en descubrir tu propósito de vida, pero nunca dejes de remar, de rodearte de personas con ideas grandes, de leer, de organizar tus días, de aprender cosas nuevas… No sabes cuándo, de repente, tu vida empezará a tener mucho sentido.

Por cierto, te invito a visitar la tienda.

Tengo algunos e-books gratuitos para ti y el famoso libro «Cómo perder peso sin dejar de comer pizza», hoy a un precio muy especial.

Con cariño,

Lupe B.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *